Cómo comprobar si la miel es pura o está adulterada

La miel es pura o está adulterada

Cómo comprobar si la miel es pura o está adulterada, es algo difícil, pero podemos intentarlo. La miel puede ser una maravillosa alternativa al azúcar refinado, que no es más que una fuente de calorías vacías. Este delicioso ingrediente creado por la naturaleza no sólo puede endulzar tu vida, sino que también es abundante en minerales, nutrientes y enzimas vivas. Si quieres disfrutar de los beneficios de la miel cruda, debes tener en cuenta el grado de pureza antes de comprarla.

El mayor problema de la miel es su calidad. Puede ser todo un reto encontrar miel buena y pura. Como muchos otros productos alimentarios, la adulteración es habitual. Es fácil que nos engañen, ya que la miel comercial suele estar mezclada con solución de glucosa, jarabe de maíz con alto contenido en fructosa y otros ingredientes que quizás no conozcas. A veces, cuando abres el tarro de miel y oyes un pequeño sonido «pop», malo, eso puede ser señal de que la miel ha sido adulterada, ya que puede haber tenido lugar algún proceso de fermentación en su interior, o que la humedad con la que se ha cosechado de las colmenas no es la correcta.

La miel solo procede de las abejas y no de las fábricas, por lo que un buen punto de partida sería leer la etiqueta de los ingredientes. Busque palabras como «cruda», «natural», «miel de bosque» u «orgánica»: pueden ser más seguras que la miel normal. Pero, dado que la normativa alimentaria sigue siendo un poco dudosa, nunca se puede estar demasiado seguro y esto puede no ser una forma infalible. Entonces, ¿se puede distinguir realmente la miel auténtica de la falsa? Para saber la verdad, pruébala en casa. Aquí tienes algunos trucos fáciles para comprobar su pureza y formas de detectar la miel adulterada.

1. La prueba del pulgar​

Coloque una pequeña cantidad de miel en tu pulgar y comprueba si se derrama o se extiende como cualquier otro líquido. Si lo hace, es posible que no sea pura. La miel pura es espesa, mientras que la impura es líquida. La miel pura se adhiere a la superficie sobre la que se aplica y no gotea. Además, el sabor de la miel impura puede persistir debido a la presencia de azúcar añadido.

La miel es pura o esta adulterada

2. La prueba del agua

Coge una cucharadita de miel y ponla en un vaso lleno de agua. La miel falsa o adulterada se disolverá en el agua, mientras que la miel pura, que tiene una textura más densa, se depositará en el fondo del vaso en forma de grumos. Lo mismo ocurre con el papel absorbente o un paño blanco. Si viertes miel pura sobre ellos, no se absorberá ni dejará manchas.

Como puedes apreciar en la fotografia tomada junto a nuestras colmenas, la miel se mantine en el fondo del vaso, y no se mezcla con el agua.

Prueba del vaso de agua y miel

3. La prueba de la llama

Puede que no lo sepas, pero la miel pura es inflamable. Sin embargo, te pediremos que tengas la máxima precaución al realizar esta prueba y que lo hagas bajo tu propio riesgo. Coge una cerilla seca y sumérgela en la miel. Golpea la cerilla contra la caja de cerillas, o prende la cerilla con ayuda de otra cerilla encendida. Si se enciende, la miel es pura. Si no se enciende, es posible que esté adulterada y que contenga alguna cantidad de humedad añadida durante la contaminación.

«Esta prueba no la realizamos en el campo, hay que tener precaución con el fuego»

Prueba de la cerilla y miel

4. Utiliza vinagre

Mezcla una cucharada de miel, un poco de agua y 2-3 gotas de esencia de vinagre. Si esta mezcla hace espuma, hay muchas posibilidades de que tu miel esté adulterada.

5. La prueba del calor

Si calientas la miel pura, se caramelizará rápidamente y no hará espuma. Pero, en el caso de la miel impura, puede que no se caramelice y se vuelva burbujeante al calentarse.